Redacta el asunto de email perfecto con estos 9 consejos

10
Mar
Asunto de email

El asunto de email, junto al remitente, es el primer elemento que el destinatario puede ver, pero todos los diseñadores de campañas de email lo dejamos para el final.

¿Existe una fórmula concreta para redactar asuntos de email atractivos?

Si existe, no la conocemos, pero en la entrada de hoy te mostramos algunos consejos útiles a la hora de elegir el asunto perfecto para tus campañas de email marketing.

Tabla de contenidos:

¿Qué es la línea del asunto de email y porqué es tan importante?

Lo primero es lo primero, ¿porqué es tan importante?

El asunto del email es uno de los elementos más visuales, y en muchos casos determinará que se abra el mail o no, por lo que tiene que destacar y llamar la atención del cliente.

El open rate o tasa de apertura, es la pieza clave en las campañas de envío masivo, y la línea del asunto es muchas veces el mayor condicionante para ello; como tal, el asunto de email debe ser completamente sincero e introducir el cuerpo del mensaje, poniendo al receptor en situación. El éxito de tu campaña dependerá en gran medida de esto, tanto que Salesforce lo llama «los 50 caracteres más importantes de tu email.»

De acuerdo con las investigaciones de Invesp, el 47% de los receptores de correo electrónico deciden si lo abren o no basándose solamente en el asunto de email que observan. Pero no te preocupes, hemos dado con 9 tips para que le saques al asunto de tus campañas de email el máximo partido.

1. Ten muy claro el objetivo del email.

En general, la misión del asunto del email debe ser captar la atención de la gente para que el mensaje sea abierto y leído. Pero para redactar un asunto claro y conciso, deberás tener en cuenta el objetivo general de la campaña de email.

Si el correo es informativo, el asunto de email puede llevar un adelanto de la información que se detalla más adelante, o puede intentar despertar su curiosidad. Si por otro lado se trata de una campaña de ventas, puedes elegir mostrar un descuento o una oferta limitada para que los suscriptores puedan ver la oferta completa abriendo el email.

2. Persuade al destinatario para abrir el email

El objetivo primario del asunto de email es convencer al lector de abrir el correo, por lo tanto, si le estás ofreciendo un beneficio, como un descuento o una oferta, déjalo claro desde el principio. Comunica la ventaja de abrir tu mensaje.

Si no quieres desvelar el misterio inicialmente, puedes generar algo de expectativa para tentar a los destinatarios a abrir el correo. Eso sí, han de ser expectativas que se correspondan con la realidad. Nunca mientas en el asunto de email.

El FOMO, o miedo a perderse algo, puede ser nuestro aliado para que los emails sean abiertos. Todos queremos saber lo que otros saben o piensan y no queremos perdernos nada. Aprovecha esta curiosidad y úsala a tu favor. Para ello, puedes usar los llamados clickbaits, creando curiosidad en el recibidor para que no se resista.

3. Crea ilusión de urgencia

Por lo general, un sentimiento de urgencia genera una mayor tasa de apertura. Nada menos que un 22% más, según Invesp. El tener un tiempo limitado para completar una determinada acción hace que la necesidad de hacerlo aumente, por lo tanto, obtener descuentos con límite de tiempo es un acierto.

Puedes destacar descuentos o promociones que solo estén activos temporalmente, pero no abuses de ello o tus clientes se darán cuenta de lo que intentas y descartarán pagar el full-price porque sabrán que lanzas descuentos muy a menudo.

4. Personaliza

Como en toda campaña de marketing, conocer a tu objetivo es clave. Incluir en el asunto de email algo personalizado aumentará la tasa de apertura. Tradicionalmente se ha puesto el nombre del destinatario, lo que aumenta ligeramente la tasa de apertura,  pero puede aludirse a su puesto de trabajo, su localización geográfica, sus intereses, y en general cualquier cosa que haga sentir al destinatario que el email está customizado para él.

5. Números sí, mayúsculas y caracteres especiales no

Los números son una forma de hacer más visual el asunto de email, de hacerlo más conciso y de agilizar su escaneado; eso sí, hazlo solo si el número encaja de una manera natural. Utilizar números no está reñido con usar una gramática y puntuación correctas, cosa que nos mantendrá fuera de la carpeta de spam.

Por otro lado, escribir en mayúsculas está mal visto, y es considerado un grito en el mundo virtual, cosa que no es la mejor de las impresiones. Lo mismo se aplica a un uso excesivo de signos como: $, €, exclamaciones, comillas, etc.

¿Emojis? Eso dependerá de la edad y la ubicación de tus suscriptores, la familiaridad que tengan con éstos, y el dispositivo desde el que abren los emails. Puede ser buena idea para hacer que nuestro email destaque entre la multitud. ¡Prueba! Usa emojis neutros que no den lugar a dobles sentidos ni errores y comprueba si surje efecto.

6. Prioriza la información y mantenlo conciso

Si bien es verdad que sigue habiendo debates sobre si es mejor un asunto de email largo o corto, lo cierto es que solo disponemos de unos 40 a 70 caracteres dependiendo del proveedor y del dispositivo desde el que se abra el correo, por lo tanto el asunto de email debe ser muy conciso, casi como un titular.

Además, hay que insertar las palabras más importantes al principio del mismo, pues las primeras palabras tienen más peso que las últimas. Si dejas lo importante para el final, puede que el lector no llegue a leerlo.

Si quieres términos cuantitativos, puedes comprobar la tabla que relaciona la longitud del asunto del email con la tasa de apertura de Invesp. En general los mejores resultados se obtienen con asuntos de hasta 10 palabras.

Asunto de email
Relación entre la longitud del asunto de email con la tasa de apertura. Fuente: Invesp

7. Combínalo con el encabezado cuando sea posible

Siempre y cuando el asunto de email no sea muy largo, junto a él se verá la primera línea del cuerpo del email, por lo que en ocasiones, se pueden complementar de manera creativa, siempre que ese encabezado mantenga el sentido dentro del propio correo.

Usando esta combinación, puedes hacer de tu línea de asunto una oración negativa, una pregunta que se responda con el encabezado HTLM del cuerpo de tu email, etc.

8. Evita palabras spam

Hay determinadas palabras que gritan spam a leguas, como “ahorra en tu factura”, “Ayuda”, “Juegos gratis”, etc. Si quieres más información sobre este tema, en el blog de Mailjet, hay una lista completa de palabras a evitar en tus asunto de email.

Caer en la bandeja de spam, o considerarse spam como tal, es lo peor que nos puede pasar haciendo una campaña de email marketing, porque elimina por completo cualquier posibilidad de éxito o de cumplimiento de tus objetivos.

Los determinantes del spam dependen de cosas como la dirección desde la que envías el email, las imágenes que incluyas, los destinatarios, la longitud del texto, etc.

9. Haz tests A/B

Un truco definitivo para mejorar escribiendo asuntos de email, es tan simple como el prueba y error de toda la vida.

Crea test A/B y compara algún indicador como el open rate, o el click-through rate de los enlaces que hayas incluido en el cuerpo del email. Comparar resultados será clave de cara al futuro para saber qué líneas de asunto funcionan mejor en tus campañas.

Incluso dentro de una misma campaña, puedes hacer un test A/B de prueba con una pequeña muestra inicial, y luego elegir el asunto ganador para el resto de la lista de destinatarios.

Conclusión

El asunto de email importa. No obstante, todas las pistas que hemos mostrado no son más que normas generales. Nunca olvides que cada cliente es único, y al final dar con la fórmula perfecta solo se puede hacer investigando. Prueba, evalúa, corrige. 

Y si quieres ver más post como este que te ayuden en tu trabajo día a día, no dudes en visitar el resto de entradas de nuestro blog.

Related Posts


We use cookies to provide you with the best possible experience. Learn More

Close

You can change your preferences at anytime by going to our Privacy Policy page.